La ventilación de los espacios cerrados es un tema de gran relevancia debido a que el aire debe circular libremente y ser sustituido para evitar un ambiente viciado y enrarecido. Si bien, los primeros extractores de aire fueron los encargados de hacer un intercambio efectivo de aire en bodegas y almacenes, en estos días se han diseñado sistemas de ventilación mecánica controlada que permiten extraer y renovar el aire para garantizar su buena calidad en el interior del recinto.

Estos sistemas de ventilación permiten gestionar el consumo de energía, en el proceso de renovar el aire del interior de una construcción. Además, cuentan con funciones como: filtrado, calefacción, refrigeración, recuperación de calor, humidificación, deshumidificación, etc.

Los tipos de sistema de ventilación más comunes son:

Domésticos. Ventilación de casas habitación
Terciarios o comerciales. Sistemas instalados en oficinas, locales comerciales, colegios, etc.
Industriales. Son utilizados en naves industriales, bodegas, almacenes, fábricas, etc.